Erata y Pelopín 31/01/2010

Desde el aparcamiento del túnel de Cotefablo.

Cima del Erata. Faja de las Flores y Cotatuero (Ordesa) al fondo.
Descenso del Erata por el bosque
Cima del Pelopín

video

video

Bataillance 30/01/2010

Clásica ascensión a este pico que suele ser un seguro de nieve. Meteorología complicada, algún claro al principio que se cubrió nada más empezar. Viento y mala visibilidad en la arista final con muchas cornisas. Muy buena nieve a la bajada aunque no se distinguía el relieve. Nevando copiosamente al llegar al coche.

Mucha gente escalando en hielo

Abriendo huella
Cima

video

video


video

video

Barrosa 29/01/2010

Intento de ascensión al pico Barrosa. Salida desde el aparcamiento de la boca S (española) del túnel de Bielsa. Se sigue el PR que se adentra por la izquierda orográfica del barranco de Pinara (o Pinarra), por el bosque al principio y valle abierto después. Se llega al ibón de Pinarra (pluviómetro) y se gira a la izquierda (norte) a buscar el collado que separa los picos de Barrosa y Puerto Viejo.

Dudamos por dónde ir, por la derecha, izquierda...al sobrepasar la cota 2500, la falta de luminosidad que nos permitiera ver el relieve, sumado a las nubes que se echaban encima, hace que demos por finalizada la ascensión.

La bajada comienza con una nieve ligeramente costra pero esquiable. Lo mejor, el tramo final por el bosque donde el sol que ha habido durante las primeras horas del día, ha dejado una nieve muy buena.

video

Arroyeras 10/01/2010

A punto de llegar a Villanúa para recoger la autorización para subir en coche por la pista que lleva al refugio de La Trapa, recibo una llamada de Sara avisándome de que están buscando a 3 montañeros en el Collarada, previsiblemente alcanzados por un alud. Lamentablemente, el Collarada deberá esperar. Con mal cuerpo, decidimos ir hacia el Portalet y subir el Arroyeras o Arroyetas (2573m).

Desde el parquin Anayet, subimos siguiendo el TS. Garmet hasta la cabaña de la Glera, bajamos un poco a coger el barranco para rodear por el sur el Espelunciecha y, justo antes de la subida que nos deja en los ibones de Anayet (siguiendo el GR-11), tomamos un barranco a la izquierda que nos deja en el collado al oeste del Arroyeras. Hasta el collado, la nieve está muy buena; a partir de ahí, requiere concentración al cantear sobre tramos de nieve dura, o bien poner cuchillas. Ya en la cima, sopla el viento que no nos había acompañado en la subida.

Al poco rato de empezar pudimos ver el helicóptero que minutos más tarde encontraría los cuerpos de los 3 navarros fallecidos.

Por no remontar unos pocos metros hasta la cabaña de la Glera, bajamos por el barranco de Culivillas. Mal hecho, ya que no haces más que una media ladera y cruzar barrancos con poca nieve. Mucho frío al llegar al coche.

Subiendo al collado
Pala de Ip
Anayet, ibones y Midi
Subiendo la pala final
Infiernos-Argualas
Balaitus-Frondiellas
Midi d'Ossau


Congelaciones


Editado el 10/01/2010:

Al final no han sido principios de congelación, sino congelaciones en toda regla. Todas superficiales, siendo la más seria (segundo grado) la del dedo anular izquierdo; después, por orden de gravedad, el meñique izdo., corazón izdo. y anular dcho.

A las 2 horas

12 horas después


Durante el día llevo un hilo drenando el líquido de la ampolla. Ésta ha aumentado de tamaño, pero ha desaparecido el color morado.

24 horas después

A las 36 horas, también aparece una ampolla en el meñique izdo.

A las 48 horas, aparece una pequeña ampolla en la 2ª falange del anular. Por otra parte, recupero casi toda la sensibilidad en el resto de los dedos, incluso un poquito en el meñique. En el anular, nada de nada.

A las 60 horas, la pequeña ampolla del meñique se ha ampliado a toda la yema. No obstante, poco a poco se va recuperando la sensibilidad.

A los 4 días, apenas tengo líquido en el meñique y siento un ligero dolor en el anular cuando lo presiono. Ambos siguen claramente inflamados.

Al cabo de 1 semana, la inflamación ha desaparecido casi totalmente y las ampollas están secas. La piel de éstas se ha oscurecido y está dura y hueca; por supuesto, totalmente insensible. En el anular derecho, a pesar de no haberse formado ampolla, ocurre lo mismo pero a una menor escala.

A las 2 semanas, se me han pelado las yemas del anular dcho. y de todos los dedos de la mano izda. excepto el pulgar. Al menos, la sensibilidad es casi total en todos los dedos excepto en el meñique izdo. (le falta muy poco) y el anular izdo. (ninguna). No deja de resultarme curioso que para saber si tengo el dedo frío o caliente tengo que tocármelo con otro dedo o ponérmelo en la cara. Y está frío más veces de las que quisiera...

A las 3 semanas, empiezo a notar una mínima sensibilidad en el anular. También comienzan a aparecer las huellas dactilares.

3 semanas

Tras 5 semanas, siguen regenerándose las huellas dactilares. Prácticamente he recuperado toda la sensibilidad en el meñique; el anular también ha recuperado sensibilidad pero está como permanente dormido. Con frío intenso llego a sentir dolor muy rápidamente.

20 de abril, tras más de 3 meses, doy por finalizada la curación de las congelaciones. La semana de travesía por los Alpes la ha demorado unos días más, pero ya ha desaparecido esa sensación de hormigueo que me ha estado acompañando durante estos 2 últimos meses. Al principio más intensa, suavizándose paulatinamente hasta desaparecer por completo. Ahora la única secuela visible es la uña, que sigue regenerándose y calculo que en dos semanas podré volver a cortármela.

Tratamiento

Ya que me ha tocado de lleno, me he tenido que informar, además de pedir consejo a amigas médicos, enfermeras y farmacéuticas. Básicamente, hay que hacer lo siguiente:

- no frotar ni golpear el área congelada; se pueden causar más lesiones ya que los tejidos están más frágiles.
- calentar la zona a la temperatura corporal. Se puede empezar colocando las manos entre las piernas, bajo las axilas, etc., pero interesa que el calor sea húmedo, así que se procurará sumergir en agua tibia (entre 36 y 38ºC) con povidona yodada (Betadine) para evitar infecciones.
- en los primeros días, tomar AAS (ácido acetil salicílico - aspirina) como anticongelante. Para la inflamación y el dolor, un antiinflamatorio (Ibuprofeno o similar).
- para las ampollas, en principio, se pueden pinchar para drenar el líquido; dolerá menos y se curará antes, pero es muy importante que se haga de forma estéril y no se infecte. En caso de infección, tomar antibiótico amoxi-clavulánico (yo tomé amoxicilina). Y no retirar la piel, es la mejor protección.
- muy importante evitar someter a frío la zona afectada.

Baciás 09/01/2010

La previsión meteorológica del día no animaba para nada a hacer travesía, pero las ganas podían más que el mal tiempo. El plan era hacer el Bisaurín, y hacia el refugio de Lizara nos dirigimos 4 intrépidos sin madrugar mucho, por eso de esperar a que calentara el sol. Sin embargo, conforme nos acercábamos veíamos peor el panorama; el fuerte viento levantaba la nieve y reducía la visibilidad y, con ello, nuestras ganas de hacer nada. Para rematar, ni siquiera pudimos llegar al refugio pues la carretera estaba helada y había que poner cadenas. Así que de vuelta a Biescas a hacer nuevos planes.

De camino veíamos que el panorama no cambiaba y que la gente marchaba de las pistas sin esquiar. No obstante, no me resignaba y estaba dispuesto a aferrarme a la menor noticia positiva para hacer un nuevo intento. Así que cuando conocí que en Panticosa la cosa no estaba tan mal, decidí ir a hacer el Baciás. Y por fin no iba a ser el único loco y Julio se apuntaba al plan.

-8ºC a la llegada al balneario de Panticosa. La visibilidad, sin ser buena, era mejor de lo esperada y, lo mejor de todo, apenas soplaba el viento. A las 13:38 empezábamos a foquear remontando las escaleras de la fuente de San Agustín. Sí, era un poco tarde para empezar, pero tampoco nos planteábamos llegar a un sitio concreto, sino el ir haciendo hasta un horario prudencial, por ejemplo las 16:30 con margen para llegar a las 18:00 al coche.

Foqueando por el bosque

En el primer tramo, de bosque, abunda la nieve y se progresa más o menos rápido ya que la pendiente no es suave, a pesar de tener que trazar entre los árboles y las rocas. Subimos siguiendo, más o menos, el trazado del GR-11 hasta cuando se acerca al barranco del Brazato, que se empina demasiado, y entonces decidimos ir por el mismo barranco (al lado). A los 2060m dejamos el barranco y giramos hacia un collado que nos lleva a los ibones Altos del Brazato. Aquí la nieve ya cambia ostensiblemente, pasando a ser intervalos de costra y dura, que hace las medias laderas más duras de lo habitual. Casi toda la subida estamos resguardados del viento, pero el frío es muy intenso y empezamos a sentir molestias en los dedos de las manos.

Negociando los cambios de nieve en las medias laderas
Llegando a los ibones Altos del Brazato
Cristal

Rodeamos los ibones altos por la derecha (sur) y volvemos a seguir el GR-11 hasta el Cuello Alto del Brazato. Para entonces el cielo está casi totalmente despejado, aunque sopla bastante el viento. Antes de llegar al collado, Julio me da permiso para intentar hacer pico, a pesar de que son las 16:37 y ya estamos fuera de horario. Allá me lanzo, a buen ritmo hasta que empiezan a aparecer las placas de hielo (no nieve dura). Me pongo como límite para lograr el objetivo las 17:00, porque más allá conllevaría regresar de noche. Conforme voy subiendo va apareciendo más hielo y menos nieve, así que a las 17:02 decido poner fin a la aventura, a 2697m de altitud (63 por debajo de la cima).

Macizo del Vignemale
Cara norte del Baciás desde el collado

Con las tablas, esculpo un pequeño rellano para poder quitar focas y prepararme para el descenso. Lo precario de la situación y el viento hacen que pierda más tiempo del habitual, y hasta las 17:15 no salgo a encontrarme con Julio que me espera en el collado. Bajamos alternando nieve costra, nieve dura y algo de polvo. No esta mal comparado con la costra más profunda que nos encontramos más abajo. A las 18:05, con poca luz, ya estamos en la parte superior del bosque, negociando los pinos hasta llegar al sendero que nos devuelve al balneario. Llegamos al coche a las 18:29, ya de noche a -9ºC.

Llegando al balneario

Ya regresando en el coche, empiezo a sentir un dolor en los dedos de las manos, cada vez más intenso, a ratos insoportable. Al final ha resultado que he tenido principios de congelación. Julio en algún dedo de los pies también.



Perdiguero 04/01/2010

¡Por fin un buen día de travesía! Ascensión al pico Perdiguero, subiendo por Remuñé y bajando por Literola.¡Qué pedazo de descenso!

No madrugo mucho, lo justo para empezar a foquear con el amanecer. El día amanece cubierto y con menos frío que en los días precedentes.

08:10 Aproximación por la carretera desde el desvío a los Llanos del Hospital hasta la entrada al valle de Remuñé, casi al final de la carretera.

08:30 Inicio de la ascensión por este escondido valle. Da gusto empezar a foquear así, entre pinos (y más si el bosque se acaba pronto). Me encuentro con un cuarteto vasco que van a hacer casi lo mismo que yo, pero en lugar del Perdiguero subirán la Punta Literola.

Así nos da la bienvenida el valle de Remuñé

Se ve mucho correr el agua, indicador de que no hay mucha nieve; el barranco no está cubierto del todo y algunas veces tienes que decidir si te metes por él o lo rodeas. Sólo fallé al tomar una de esas decisiones (y cómo me j****), pero lo cierto es que fue bastante bien y no perdí mucho tiempo.

Y así se despide en el Portal de Remuñe. Perdiguero al fondo
11:25 Portal de Remuñé. La verdad es para quien no conozca este valle se le puede hacer largo, pero la recompensa de ver todo el circo de Literola bien merece la pena. Quito focas y bajo hasta el ibón Blanco de Literola. Es un descenso corto, pero me alegro de hacerlo sin focas porque la nieve está estupenda.

Corto pero disfrutón descenso al ibón
11:45 Tras volver a poner focas, empiezo el ascenso de la mole del Perdiguero por su cara Este. La pendiente es moderada (tirando a dura) y mantenida; también entretenida porque está salpicada de rocas que sobresalen de la nieve como queriendo respirar. Digo entretenida porque tienes que tenerlas en cuenta a la hora de trazar las "zetas". Hay una pequeña capa de nieve polvo (unos cm) sobre otra capa de nieve dura, y con tanta pendiente, la progresión se hace penosa, agobiante a ratos ya que las tablas se te van en cuanto te desconcentras un segundo. Además, como tienes que hacer más fuerza en los canteos (patadas, más bien) y hasta ayudarte con los brazos, me da una medio pájara que me obliga a parar continuamente, así que este tramo me cuesta una eternidad. Poco antes de llegar al hito E de Perdiguero, la pendiente se suaviza. Tras pasar el hito, la arista se pone fea para ir con esquís y me los quito. Subo andando y hago cima.

Curiosa estampa poco antes de llegar al hito Este


Arista final con las 3 Sorores al fondo
13:45 Pico Perdiguero, 3222 m. Veo como el cuarteto vasco también está en la arista que lleva a la Punta Literola. Las vistas son sencillamente impresionantes, se ve prácticamente todo el Pirineo aragonés y parte del catalán. Como sopla un poco de viento, me vuelvo a por los esquís, quito focas, como un poco de turrón y me preparo para bajar.

Lac du Portillon d'Oô

El Posets

Maladetas y Aneto


14:10 Comienzo la bajada. A pesar del apetecible aspecto de la pala sur, decido bajar por donde he subido, quiero desquitarme de tan sufrida subida. Parece increíble que algo que te acaba de hacer sufrir en la subida, ahora te haga disfrutar tanto en la bajada (la vida tiene muchos ejemplos de esto,¿verdad?). Sin ser perfecta, la nieve está buenísima. Hasta las piedras se apuntan a la fiesta haciendo de puertas de un improvisado eslalom. No bajo lento, lo que me obliga a parar a descansar un minuto pues tengo pocas fuerzas. Llego al desagüe del ibón, donde la pendiente gana grados...y de qué manera. ¡Vaya pedazo de tubo! Tiene un estrechamiento donde se aloja una gran piedra que dice "sáltame". Muy apetecible, pero será en otra ocasión, que no estoy para hacer esfuerzos extras. En su lugar, paso por el exiguo paso a su derecha, y sigo descendiendo el tubo, que se va ensanchando. ¡Qué gozada!

El tubo y la piedra

El tubo desde abajo
Después se llega al ibonet de Literola y...otro tubito. Éste menos...menos tubo, pero delicioso igualmente. Después de esto el barranco se ensancha, se convierte en un verdadero valle. Yendo por la ladera izquierda (norte) se llega al Amorriador y, por fin, al bosque.

15:00 Me quito las tablas y las pongo en la mochila. Voy tan contento que ni me entero de los más de 6 kg que pesan. Bajo por el sendero que lleva a la carretera.

15:06 ¡Qué corto se me ha hecho! Ya estoy en la carretera y sólo me queda un poco más de 1 km para llegar al coche.

15:20 Fin. Día de esquí casi perfecto.